Campagna

Historia de la ciudad de Campagna.


Los origenes.


Las primeras noticias ciertas del pueblo de Campagna se remontan a la época lombarda, aunque algunos hallazgos de restos y muebles prehistóricos y algunos monumentos (como la piedra colocada en el "Ponte della Piazza" en Piazza Melchiorre Guerriero) hacen pensar que los primeros asentamientos datan de varias épocas; uno sobre todo en la época romana bajo el emperador Augusto. Las primeras pruebas documentales se remontan al año 1000: en ese período, el nombre Campagna indicaba el centro habitado, probablemente para contraer la palabra Finibus Campaniae, que es la frontera entre Campania y Lucania.
En el año 1056 aparece por primera vez la mención "Castellum Campaniae" en un instrumento conservado en el archivo de la abadía de SS. Trinidad de la Cueva de 'Tirreni. (1) Esta denominación, en boga a lo largo de la segunda mitad del siglo XI, no se utilizaba para indicar el Castillo de Gerione, sino uno fortificado; esto se puede deducir consultando las primeras publicaciones sobre Campagna que muestran claramente la presencia de molinos cerca de la confluencia de los ríos Tenza y Atri en el centro histórico de la ciudad. Esto nos hace pensar que el pueblo de la época ya estaba estructurado con cierto calibre.
Para reforzar el concepto, en un documento fechado en 1058 para indicar la posición de la iglesia de San Michele Arcangelo en Olevano sul Tusciano, se especifica que se encuentra <<... en una montaña dorada bajo Campanea... >>. (2) Para consultar los testimonios documentales que pueden atestiguar una prosperidad de la villa ya a principios del segundo milenio, podemos referirnos a la Iglesia de los SS. Trinità, construido en 1095, gracias a la donación del arzobispo de Salerno da Sicone, (3) antiguo vizconde de Campagna, construido a la izquierda del río Tenza, donde se encuentra el actual Casal Nuovo (motivo por el cual aún hoy en día algunas zonas del mencionado distrito son "Trinità") junto con los distritos existentes de Zappino, San Bartolomeo, Giudeca y Girone.
A partir del siglo XII encontramos otro término para indicar un mayor desarrollo de la ciudad: "Civitas Campaniae". No puedo expresarme con certeza sobre cómo se asumió este estatus, pero ciertamente hubo la elevación de la ciudad (dado el nuevo nombre); el área edificada había asumido de alguna manera autonomía y relevancia con seguridad. De hecho, en un instrumento de 1121 hay una clara referencia a una iglesia llamada "Santa Maria della Giudeca", iglesia de absoluta importancia en la historia del campo si tenemos en cuenta que en 1164 (4) ya contaba con un arciprestazgo, así como otras novedades importantes que contaré más adelante.
La importancia histórica de Campagna comienza a tomar forma consistentemente cuando el pueblo asumió una posición geoestratégica casi inexpugnable, siguiendo los desarrollos europeos en esos años, desempeñando un papel principal en el destino del Principado de Salerno.
En aquella difícil época, casi siempre fue propiedad de los señores feudales y rara vez de los señores, lo que limitó fuertemente la autonomía del feudo, con el consiguiente retraso en el desarrollo y crecimiento urbano.

Su máximo esplendor.

La situación mejoró cuando en 1260 el feudo fue confiado al caballero Giovanni D'Apia, a quien corresponden grandes méritos para la custodia y desarrollo del Santuario de la Virgen de Avigliano con reformas, embellecimientos y ampliaciones, como certifica el asentamiento de los monjes en su interior. Después de su muerte, el feudo pasó posteriormente a los Orsini di Gravina, gracias a Ercole Dal Balzo, esposo de Isabella d'Apia, hija de Giovanni, relacionado en línea de sucesión con la familia Orsini; y es precisamente aquí donde comienza la mejor época de Campagna ya que ellos, para hacer frente a los enormes gastos del palacio que estaban construyendo en Nápoles, transfirieron gran parte de los derechos y cuerpos feudales: esto favoreció mucho el cambio de residencia en Campagna de numerosas familias ricas e importantes.
Las iniciativas fueron implementadas precisamente por los mismos que sembraron actividades para la transformación y comercialización de productos del trigo y del olivo en el tejido de la ciudad. Esta fue la piedra angular para sancionar el gran desarrollo de aquellos años que vieron a Campagna ser, en el siglo XVI, una realidad importante en el área de Salerno. Otros desarrollos fundamentales surgieron de los papas de la familia Orentina De 'Medici, León X y Clemente VII, y nuevamente del Conde Ferdinando Orsini, gracias a la intercesión del noble de Campania Melchiorre Guerriero, Conde Palatino, Maestro de los Pontífices Breves y Abreviador. del Reino de Nápoles.
El destino de Campagna quedó marcado positivamente en 1514 cuando la iglesia de Santa Maria della Giudeca fue elevada a colegiata e inmediatamente después de unos años, se produjo el preludio del título de Ciudad, otorgado por el Papa León X en 1518. Otra pieza que consagrará Campagna centro centro neurálgico del sur de Italia se añadió en 1525 cuando el Papa Clemente VII estableció la diócesis uniéndola a la de Satriano.
Todos estos eventos importantes se deben al Guerrero. Aparentemente hizo uso de dudosos documentos abiertos a varias interpretaciones, presentó a la corte papal una antigua diócesis presente en Sant'Angelo di Furano y, aprovechando su importante papel en los círculos vaticanos, logró elevar Campagna a un estatus elevado. Se produjeron numerosas ventajas, como importantes desarrollos económicos y, sobre todo, la afirmación de numerosos ciudadanos en el ámbito literal y jurídico. Como prueba de ello, fue la creación en 1541 (5) por los Campagnesi Giovanni Antonio De Nigris y Marco Fileta Filiuli, de la primera imprenta del Principado de Salerno, ubicada en el actual Palacio Tercasio.
La actividad de la imprenta estuvo ligada principalmente a los estudios de profundización que se realizaban en el Centro de Estudios del convento de los dominicos, en el barrio de San Bartolomeo, donde los dos fundadores enseñaban junto a otros ilustres ciudadanos como Giulio Cesare Capaccio.
La imprenta en el campo alcanzó su apogeo gracias también al obispo probabilista Juan Caramuel y Lobkowitz, quien reemplazó la tipografía antigua por una nueva, dando vida a valiosas ediciones.
La guerra entre franceses y españoles de aquellos años condicionó la vida socioeconómica de gran parte de Europa; obviamente Campagna también se vio afectada por estos eventos.
En 1532 el feudo fue cedido al Honorable II de Mónaco por Carlos V de España a cambio de su lealtad: a partir de este momento comenzó una época dorada para toda la villa, el monarca monegasco junto con sus descendientes poseyeron el feudo durante más de un siglo, precisamente hasta 1642 (6) cuando, por un hecho similar, se entregó el feudo de Campagna al vencedor del momento. De hecho, la administración pasó de los Grimaldi de Mónaco, que se pusieron del lado de los franceses, a los Caracciolos de Torrecuso con el capitán Lelio Maffey instalado como gobernador con plenos poderes.
La ciudad recibió enormes beneficios de ambas familias tanto desde el punto de vista social (redes públicas de agua, fortalecimiento o introducción de nuevos estatutos civiles), como desde el punto de vista económico.
Campagna vivió su apogeo en esos años, consolidando su papel en el Sur, incluso construyendo un hospital, donde ahora se encuentra la estación de Carabinieri en l.go Sant'Antonio. Después de un breve paréntesis (1660/1673) que supuso el regreso de los Grimaldi, el feudo quedó vacante durante un tiempo, confiscado por la Real Hacienda: los intentos de los Campagnesi de redimirlo en varias subastas (la familia Viviani sobre todo ) eran inútiles. . Luego fue asignado a Nicolò Pironti, quien logró ganarlo en 1695.
En conclusión, podemos decir con absoluta certeza que el siglo XVI marcó para siempre y para bien la villa rural, cambiando su faz urbana, haciéndola muy parecida a la actual. Entre otras cosas, se construyeron numerosos edificios civiles y religiosos, uno sobre todo el inicio de las obras de la Catedral, la ampliación de los existentes y la construcción de muchos palacios nobiliarios.

la era moderna

El siglo XVII se abrió con dos sacudidas que perturbaron considerablemente la vida de la ciudad: la Revolución Napolitana encabezada por Masaniello de 1647 y la Peste de 1656. Ambas provocaron problemas de cierta importancia, generando la primera una serie de interminables disputas provocadas por diferentes facciones que llevaron a muchas familias adineradas al pavimento, mientras que la segunda diezmó la población, tanto que pasó de unos 5000 ciudadanos a poco más de 1600, según relata Juan Caramuel en una de sus Relatio ad Limina en 1662. (7)
Acontecimientos que frenaron irremediablemente el constante crecimiento que se producía hasta esos momentos. La recuperación fue lenta y tortuosa y Campagna tardó casi cincuenta años en volver a los cómodos pasos del siglo anterior.
El 1700, sin embargo, también fue protagonista de nuevas construcciones de edificios civiles, como el palacio ducal en el distrito de Zappino y también de la finalización de edificios religiosos como la catedral de Santa Maria della Pace.
Durante buena parte de este siglo, se evidencia una buena fase de desarrollo urbano, dirigida principalmente a la finalización de barrios o nuevas construcciones en espacios vacíos, llevando el área edificada de Campagna a las dimensiones que todavía podemos ver hoy.
De absoluta importancia, sin embargo, es también la construcción del Seminario Diocesano, fuertemente deseado por el obispo Fontana en 1723 (8), aunque comenzó a ser funcional recién en 1738 gracias al obispo Anzani.
La revolución napolitana de 1799, la ley de subversión del feudalismo de Giuseppe Bonaparte de 1806, las leyes de supresión de los conventos y monasterios de 1808/1811, además de las incursiones de bandoleros de la banda de Giardullo, trajeron convulsiones en el tejido social. de la ciudad.
La disponibilidad de muchos edificios que quedaron vacantes por las normas antes mencionadas trajo muchas oportunidades a la ciudad, lo que le permitió seguir siendo un centro importante en el área de Salerno durante todo el siglo XIX. Antiguamente capital de distrito del Reino de las Dos Sicilias, con la unificación de Italia en 1861 se convirtió en capital de distrito y fue sede de cuarteles y distrito militar, este último ubicado en el Palacio Tercasio. También hubo espacio para la Subintendencia en el Convento de los Agustinos (hoy Ayuntamiento), que luego albergó la Subprefectura y las oficinas del Juzgado de Instrucción.

el '900


Después de tanto crecimiento que duró tres siglos, 1900 marcó un frenazo repentino. La importancia obtenida en las décadas anteriores fue desapareciendo paulatinamente dando paso a una fase de declive debido a su posición geográfica: irónicamente, lo que en el pasado había favorecido el crecimiento exponencial de la ciudad, con el inicio del siglo XIX ha provocado exactamente lo contrario.
Esta fase se inició principalmente con el desalojo de la ciudad de las principales vías de comunicación y ciertamente con la imposibilidad de seguir ampliando el desarrollo urbanístico, pero nada comparado con el punto final de este proceso, que culminó con el terremoto que asoló Irpinia el 23 de noviembre de 1980. Este El trágico suceso dejó inhabitables la mayor parte de las casas y edificios, razón principal que indujo a los vecinos de la localidad, al menos en gran parte, a abandonar el centro histórico para trasladarse a los nacientes caseríos. Sin embargo, en este siglo intenso pero también difícil, el establecimiento de dos campos de internamiento para judíos y otros perseguidos a raíz de la promulgación de las Leyes Raciales de 1938, identificando en el ex convento dominico de San Bartolomeo (el campo preexistente más grande del Sur Italia) como campo de internamiento masculino y el de los antiguos Observantes de la Concepción como campo femenino (aunque por un breve período).
Estos fueron tristes acontecimientos que, sin embargo, encontraron un giro completamente diferente en Campagna gracias al trabajo y la magnanimidad de mis conciudadanos, pero sobre todo gracias al obispo Giuseppe Maria Palatucci, tío del último subjefe italiano de Fiume Giovanni Palatucci, Justo entre las Naciones. Los dos Palatucci, con el consentimiento tácito de las autoridades locales, consiguieron dar comodidad y tolerancia a los internos, integrándolos con respeto a un curso casi normal de la vida de la ciudad. Los reclusos, por tanto, correspondieron con la ayuda y el tratamiento médico, bajo la dirección de los doctores Tanzer y Pajes, durante el bombardeo angloamericano del 17 de septiembre de 1943, del que fue víctima Campagna.
Estos dos hechos llevaron a los campagneses a dar lo mejor de sí mismos, tanto que merecieron dos Medallas de Oro al mérito civil otorgadas a la Ciudad en 2005 y 2006 por los Presidentes de la República Carlo Azeglio Ciampi y Giorgio Napolitano, respectivamente por abnegación. y por el compromiso mostrado en la reconstrucción post-terremoto y por los acontecimientos inherentes a la hospitalidad y comodidad que los Campagnesi supieron brindar a los internos durante la Segunda Guerra Mundial.
Texto de Cristian Viglione.
Revisiones: Francesco Pezzuti.

1. CARLONE, MELCHIORRE GUERRIERO E LA DIOCESI DI CAMPAGNA - APPENDICE DOCUMENTARIA A CURA DI FRANCESCO MOTTOLA. SALERNO 1984
2. BALDUCCI, L’ARCHIVIO DELLA CURIA ARCIVESCOVILE DI SALERNO, II, UN CHARTULARIUM ECCLESIAE SALERNITANAE DEL SEC. XVII
3. GELSOMINO D’AMBROSIO, CAMPAGNA. PAG.20 - EDIZIONI 10/17. ANNO 1996
4. PENNACCHINI, PERGAMENE SALERNITANE (1008-1774). SALERNO 1941.
5. WIKIPEDIA - PAGINA DEDICATA DI CAMPAGNA - PARAGRAFO “LA STAMPA NEL PRINCIPATO DI SALERNO”.
6. MARIO MAFFEY, STORIA DELLA FAMIGLIA MAFFEY - www.cittadicampagna.it sez. BLOG.
7. GELSOMINO D’AMBROSIO, CAMPAGNA. PAG.23 - EDIZIONI 10/17. ANNO 1996
8. GELSOMINO D’AMBROSIO, CAMPAGNA. PAG.23 - EDIZIONI 10/17. ANNO 1996

Campagna


Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. maggiori informazioni

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi